Buscar
  • andresplg97

INTRODUCCIÓN A LA HEART RATE VARIABILITY (HRV) ¿QUÉ ES LA VARIABILIDAD DE FRECUENCIA CARDÍACA?

1. BASES TEÓRICAS

Recientemente estamos observando cómo cada vez se intenta ajustar mejor las cargas de entrenamiento, buscando proporcionar el mejor estímulo a los deportistas de una manera óptima y eficiente, esto es debido a que cada vez es más claro que tenemos que buscar una dosis óptima que nos permita mejorar, no la máxima que el deportista sea capaz de tolerar. Esto tiene relación directa con el entrenamiento deportivo para la mejora de rendimiento, aunque también es importante en el ámbito de actividad física y salud.

De esta manera, en los últimos años hemos asistido a un creciente interés por el empleo de la velocidad de ejecución como referencia para prescribir el entrenamiento de fuerza, pues así conocemos de manera más precisa cuando hemos alcanzado la fatiga necesaria para no obtener mayor beneficio. En paralelo, también es cada vez más frecuente el uso de la Variabilidad de la Frecuencia Cardiaca (VFC), sobre todo en lo que respecta al entrenamiento de resistencia, para conocer cómo afecta un entrenamiento a nuestro organismo, especialmente al Sistema Nervioso (SN).


1.1.¿Qué es la variabilidad de Frecuencia Cardíaca?

La Variabilidad de Frecuencia Cardíaca (VFC), también conocida como Variabilidad de Ritmo Cardíaco (VRC), se define como la variación que ocurre en el intervalo de tiempo entre latidos consecutivos y se ha propuesto que su comportamiento depende de la modulación autonómica (Gallo, Farbiarz & Álvarez, 1999). El sistema nervioso autónomo (SNA) se divide en dos subsistemas o ramas con funciones opuestas pero complementarias: simpático y parasimpático o vagal. La rama simpática (noradrenalina) estresa el sistema aumentando el ritmo cardiaco (RC) y disminuyendo la VRC y la parasimpática (acetilcolina) disminuye el RC y aumenta la VRC (García Manso, 2013). La VFC se considera así una herramienta no invasiva para monitorizar la adaptación al entrenamiento (Plews, Laursen, Stanley, Kilding & Buchheit, 2013), especialmente en atletas de resistencia (Carter, Banister & Blaber, 2003). Se emplea para conocer el estado de fatiga del sistema nervioso, de modo que puede informar acerca del estado de fatiga, informando a cerca del estado de sobre entrenamiento (Makivić, Nikić & Willis, 2013).


IMAGEN 1. Representación de la distancia entre latidos consecutivos (VFC)


1.2. ¿Qué dice la ciencia sobre las adaptaciones de VFC y el entrenamiento de fuerza?

Ya hemos visto que en resistencia es una variable aceptada y empleada, pero también resulta interesante ver qué ocurre con respecto al entrenamiento de fuerza.

En general, parece que el entrenamiento de fuerza produce cambios en la VFC por un incremento en la actividad vagal o previniendo una elevada actividad simpática en poblaciones de hombres jóvenes sanos (Barbosa et al., 2014).

Otros autores indican que el ejercicio de fuerza de alta intensidad parece no afectar a la respuesta del sistema nervioso vagal tras 8 semanas de entrenamiento de cuerpo completo con 2-3 series de 8-10 repeticiones al 75-80% de la RM (Cooke & Carter, 2005). Continuando con lo anteriormente expuesto, la intensidad de entrenamiento (series al 60,70 y 80% de RM) no parece afecta a la respuesta de la VFC (Figueiredo et al., 2015).

En lo que respecta al volumen de entrenamiento se ha visto cómo el volumen de entrenamiento (comparando 1,3 y 5 series realizando 8-10 repeticiones por serie) sí afecta a la VFC, resultando que el mayor número de series, supuso mayor fatiga a nivel de sistema nervioso simpático (Figueiredo et al., 2015).

Parece ser que el tipo de ejercicio también afecta la VFC, pues la sentadilla podría causar una mayor respuesta en el sistema nervioso respecto al press de banca debido a la posición y la musculatura implicada en los ejercicios, siempre y cuando no se llegue al fallo muscular (Mayo , Iglesias-Soler, Fariñas-Rodríguez, Fernández-del-Olmo & Kingsley, 2016).

Según se apunta, la VFC puede ser una herramienta útil para controlar el volumen de entrenamiento, a pesar de que no presenta un incremento en el rendimiento respecto a un programa periodizado de fuerza (Smith, Leiting & Koch, 2018).

La medición de la VFC se suele hacer en posición de tumbado supino tras 5-10 minutos después de levantarse (Altini, 2016; Smith et al., 2018; Cooke & Carter, 2005; García Manso, 2013; Luks, 2015), aunque también se ha realizado sentado (Figueiredo et al., 2015; Plews et al., 2017) e incluso combinando levantado y tumbado (Schneider et al., 2019) o sentado y levantado (Schmitt et al., 2013). Lo que sí es concluyente, independientemente de la posición elegida, es que sea la misma para cada medición, de modo que estandaricemos las medidas y siempre sea en las mismas condiciones

1.3. Instrumental de medida

Durante los últimos años la metodología de la evaluación de la VRC ha sufrido un avance significativo y continuas transformaciones. Recientemente se han propuesto nuevas formas de estudio que aumenta considerablemente la información que nos proporciona. La utilidad de este parámetro en el entrenamiento pasa por disponer de una metodología fiable y, a la vez, relativamente sencilla de manejar e interpretar por la mayor parte de los técnicos y deportistas (García Manso, 2013).

Así, encontramos diferentes materiales para el análisis de la VFC, entre los cuales destacaremos el electrocardiograma (ECG), bandas pectorales, como las que produce la marca Polar y aplicaciones móviles.

El ECG se trata del gold standard para medir la Frecuencia Cardíaca, así como la VFC. Las mediciones estándar emplean 10 electrodos que recogen las señales eléctricas del corazón, que se recogen en las curvas de ECG caracterizadas por los componentes de ondas-P, complejo QRS y ondas-T. La FC se deriva del intervalo R-R (evaluado desde los datos del ECG determinado por la longitud del intervalo entre el complejo QRS) o contando el número de latidos durante un cierto tiempo (Engström, Ottosson, Wohlfart, Grundström & Wisen, 2012). Los mismos autores concluyen que el dispositivo Polar RS 400 es una herramienta válida para la medida la de la FC.

Este dispositivo se trata de una banda pectoral con un transmisor, que detecta el complejo QRS, con un milisegundo de resolución y envía una señal electromagnética a una unidad portátil, que suele ser un reloj, teléfono móvil o monitor de frecuencia cardíaca. El dispositivo mide el tiempo entre dos latidos consecutivos, calculando los latidos por minuto. Los datos pueden ser tomados en intervalos de 5, 15 o 60 segundos.

La fotopletismografía (FPG) se trata de un avance tecnológico que podría permitir tomar datos de la VFC vía Smartphone. La FPG se mide por el reflejo de la luz en la piel usando LED del dispositivo móvil, y detectando la cantidad de luz que se refleja por un fotodetector o cámara localizados cerca del origen de luz. La aplicación móvil HR4 training se basa en esta técnica (Luks, 2015; Plews et al., 2017). Así, Plews y colaboradores afirman que la FPG y la banda pectoral Polar H7 resultan apropiados para el objetivo el registro de la FC.

2. RECOMENDACIONES

Hemos visto como la VFC es un indicador de la fatiga a nivel de SN, por lo que tenerla en cuenta puede ser una herramienta muy válida de cara a controlar el nivel de fatiga que ocasiona un entrenamiento concreto y así, poder regular y adaptar el proceso de la mejor manera posible.

Personalmente, os recomiendo utilizar la aplicación Elite HRV (es gratuita) junto a algún dispositivo compatible, como podría ser la banda polar H7, aunque también hay apps de pago que funcionan como la ya expuesta HR4 que pueden ser interesantes.

Para próximas entradas abordaremos cómo interpretarla con ejemplos prácticos y reales, así como introduciremos algunos conceptos fisiológicos interesantes para su comprensión. Hasta entonces, ¡nos leemos!

Andrés Planas Galiana - Educador Físico Deportivo, si os gusta mi contenido no dudéis en seguirme en mis redes sociales @andresplanas_sc en Instagram y @GalianaAndres en Twitter

3. BIBLIOGRAFÍA

Altini, M. (2016, noviembre 19). Getting Practical on Heart Rate Variability & Training. Strength of Science. https://www.strengthofscience.com/articles/getting-practical-heart-rate-variability-training/

Barbosa, M. P. da C. de R., Silva, A. K. F. da, Bernardo, A. F. B., Souza, N. M. de, Neto Junior, J., Pastre, C. M., Vanderlei, L. C. M., Barbosa, M. P. da C. de R., Silva, A. K. F. da, Bernardo, A. F. B., Souza, N. M. de, Neto Junior, J., Pastre, C. M., & Vanderlei, L. C. M. (2014). Influence of resistance training on cardiac autonomic modulation: Literature review. MedicalExpress, 1(5), 284-288. https://doi.org/10.5935/MedicalExpress.2014.05.13

C. Smith, G., Leiting, K., & J. Koch, A. (2018). The effects of individualized resistance training volumeby heart rate variability in collegiate football players. Journal of Trainology, 7(2), 28-33. https://doi.org/10.17338/trainology.7.2_28

Carter, J. B., Banister, E. W., & Blaber, A. P. (2003). Effect of Endurance Exercise on Autonomic Control of Heart Rate: Sports Medicine, 33(1), 33-46. https://doi.org/10.2165/00007256-200333010-00003

Cooke, W. H., & Carter, J. R. (2005). Strength training does not affect vagal-cardiac control or cardiovagal baroreflex sensitivity in young healthy subjects. European Journal of Applied Physiology, 93(5-6), 719-725. https://doi.org/10.1007/s00421-004-1243-x

Engström, E., Ottosson, E., Wohlfart, B., Grundström, N., & Wisén, A. (2012). Comparison of heart rate measured by Polar RS400 and ECG, validity and repeatability. Advances in Physiotherapy, 14(3), 115-122. https://doi.org/10.3109/14038196.2012.694118

Figueiredo, T. D., Rhea, M. R., Peterson, M., Miranda, H., Bentes, C. M., Reis, V. M. dos, & Simão, R. F. (2015). Influence of number of sets on blood pressure and heart rate variability after a strength training session. Journal of strength and conditioning research, 29(6), 1556-1563. https://doi.org/10.1519/JSC.0000000000000774

Figueiredo, T., Willardson, J. M., Miranda, H., Bentes, C. M., Reis, V. M., & Simão, R. (2015). Influence of Load Intensity on Postexercise Hypotension and Heart Rate Variability after a Strength Training Session: Journal of Strength and Conditioning Research, 29(10), 2941-2948. https://doi.org/10.1519/JSC.0000000000000954

Gallo, J. A., Farbiarz, J., & Álvarez, D. L. (1999). Análisis espectral de la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Iatreia, 12(1), 94-104.

García Manso, J. M. (2013). Aplicación de la variabilidad de la frecuencia cardiaca al control del entrenamiento deportivo: Análisis en modo frecuencia. Arch Med Deporte, 1(30), 43-51.

Luks, H. J. (2015, octubre 18). Heart Rate Variability (HRV), Training & Performance. Howard J. Luks, MD. https://www.howardluksmd.com/orthopedic-social-media/heart-rate-variability-hrv-training-performance/

Makivić, B., Nikić, M. D., & Willis, M. S. (2013). Heart Rate Variability (HRV) as a Tool for Diagnostic and Monitoring Performance in Sport and Physical Activities. Journal of Exercise Physiology Online, 16, 29.

Mayo, X., Iglesias-Soler, E., Fariñas-Rodríguez, J., Fernández-del-Olmo, M., & Kingsley, J. D. (2016). Exercise Type Affects Cardiac Vagal Autonomic Recovery After a Resistance Training Session: Journal of Strength and Conditioning Research, 30(9), 2565-2573. https://doi.org/10.1519/JSC.0000000000001347

Plews, D. J., Laursen, P. B., Stanley, J., Kilding, A. E., & Buchheit, M. (2013). Training Adaptation and Heart Rate Variability in Elite Endurance Athletes: Opening the Door to Effective Monitoring. Sports Medicine, 43(9), 773-781. https://doi.org/10.1007/s40279-013-0071-8

Plews, D. J., Scott, B., Altini, M., Wood, M., Kilding, A. E., & Laursen, P. B. (2017). Comparison of Heart-Rate-Variability Recording With Smartphone Photoplethysmography, Polar H7 Chest Strap, and Electrocardiography. International Journal of Sports Physiology and Performance, 12(10), 1324-1328. https://doi.org/10.1123/ijspp.2016-0668

Schmitt, L., Regnard, J., Desmarets, M., Mauny, F., Mourot, L., Fouillot, J.-P., Coulmy, N., & Millet, G. (2013). Fatigue Shifts and Scatters Heart Rate Variability in Elite Endurance Athletes. PLoS ONE, 8(8). https://doi.org/10.1371/journal.pone.0071588

Schneider, C., Wiewelhove, T., Raeder, C., Flatt, A. A., Hoos, O., Hottenrott, L., Schumbera, O., Kellmann, M., Meyer, T., Pfeiffer, M., & Ferrauti, A. (2019). Heart Rate Variability Monitoring During Strength and High-Intensity Interval Training Overload Microcycles. Frontiers in Physiology, 10, 582. https://doi.org/10.3389/fphys.2019.00582




35 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Contacta con nosotros y empieza tu plan

de entrenamiento cuanto antes. Encuéntranos en las Redes Sociales.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Si tienes cualquier duda o simplemente quieres más información, ponte en contacto con nosotros a través de los siguientes canales:

+34 697 306 591 

Contacto