Buscar
  • anamostazofisio

PROPIOCEPCIÓN. El sexto sentido.

¿Sabías que todos tenemos un sexto sentido? Sí, sí, se llama PROPIOCEPCIÓN.


¡¿Propioqué?!


La propiocepción es la capacidad que tiene nuestro cuerpo para detectar el movimiento y la posición que adoptan nuestras articulaciones . Para que sea más fácil de entender, si cerramos los ojos, somos capaces de saber si nuestro codo está estirado o doblado, o si nuestro pie está en el aire o apoyado. Eso es la propiocepción.

Esto es posible gracias al sistema propioceptivo, compuesto por unas series de receptores nerviosos que están en los músculos, articulaciones y ligamentos (propioceptores), que recogen información permitiendo que se puedan realizar ajustes en la ejecución y control de los movimientos durante las actividades de la vida diaria o durante la práctica deportiva evitando lesiones.



Este sistema se puede ver alterado por varias causas como por ejemplo, una lesión de origen traumática en los ligamentos o en la musculatura, dolor crónico de origen progresivo o fatiga muscular. Esta alteración origina un deterioro de la información que llega al cerebro y haciendo mucho más propenso al sujeto a padecer otra lesión. Por ello es muy importante que dentro de la recuperación se trabaje la propiocepción.


Para ello se entrenará a través de ejercicios específicos que nos ayuden a responder con mayor eficacia, de forma que nos ayuda a mejorar la fuerza, coordinación, equilibrio y tiempo de reacción ante situaciones determinadas.


Los ejercicios propioceptivos consisten en intentar desequilibrar la zona a trabajar para que estimular a los propioceptores, que realicen los ajustes necesarios para mantener el equilibrio, la estabilidad y la postura. Se pueden desarrollar de varias maneras:

- Sin ayuda: en los que se podrán realizar ejercicios como mantener el equilibrio con apoyo en una sola pierna

- Con ayuda:

a) Personal: en los que se podrán realizar ejercicios en el que otra persona intenta desestabilizar la zona a tratar con pequeños empujoncitos.

b) Instrumental: se podrán realizar ejercicios con ayuda de instrumentos como el bosu (una media esfera), platos inestables, cojines de equilibrio, pelotas, colchonetas…




¿Qué pasa cuando no se recupera la propiocepción?


Si la propiocepción está alterada, nuestro cerebro no es capaz de identificar en qué posición se encuentra nuestra estructura y por lo tanto no podrá realizar el movimiento, o si lo realizará será de manera errónea, además si nuestro cerebro no tiene una buena información no podrá procesar una buena respuesta y por lo tanto tendremos más posibilidades de volver a lesionarnos, incluso de no recuperarnos del todo.


Después de leer todo esto pensaremos que solo tendremos que entrenar la propiocepción cuando sufrimos una lesión, pero no es así. La propiocepción también se altera con la edad y por lo tanto es importante trabajarla en personas mayores para evitar que sufran caídas o posibles lesiones, ya que sabemos que el entrenamiento de la propiocepción mejora el equilibrio.


En deportistas también es recomendable entrenar la propiocepción, como parte de la prevención de lesiones que puedan padecer durante la competición, ya que de esta manera nuestro cerebro podrá reaccionar ante posibles malos gestos, corrigiéndolos e impidiendo que se origine el daño en la estructura.


No dejen de seguir toda la actualidad y productos en nuestra web: www.nachosconfitness.com ó en Instagram @nachosconfitness y de seguirnos en las cuentas individuales…

►Ana Mostazo Guerra (Fisioterapeuta)

➢Instagram: https://www.instagram.com/amostazofisioterapia/?hl=es

► Ignacio Hernando Valle (EFD 61841)

➢ Twitter: https://twitter.com/nachoafysalud

➢ Instagram: https://instagram.com/nachoafysalud

► Ignacio Vázquez Trainer (EFD 62817)

➢ Twitter: https://twitter.com/mrnachiti

➢ Instagram: https://instagram.com/mrnachiti

➢ Facebook: https://www.facebook.com/mrnachiti”

BIBLIOGRAFÍA:

1. Röijezon, U., Clark, N. C., & Treleaven, J. (2015). Proprioception in musculoskeletal rehabilitation. Part 1: Basic science and principles of assessment and clinical interventions. Manual therapy, 20(3), 368–377. https://doi.org/10.1016/j.math.2015.01.008

2. Rivera, M. J., Winkelmann, Z. K., Powden, C. J., & Games, K. E. (2017). Proprioceptive Training for the Prevention of Ankle Sprains: An Evidence-Based Review. Journal of athletic training, 52(11), 1065–1067. https://doi.org/10.4085/1062-6050-52.11.16


51 vistas

Contacta con nosotros y empieza tu plan

de entrenamiento cuanto antes. Encuéntranos en las Redes Sociales.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Si tienes cualquier duda o simplemente quieres más información, ponte en contacto con nosotros a través de los siguientes canales:

+34 697 306 591